lunes, 13 de junio de 2016

MIS PIEDRAS DE BRUJA: LAPISLÁZULI

Hoy voy a hablaros de una piedra que está formada por la unión de varios minerales, algo que a mí me apasiona más que la pureza, ya que adquirir lo bueno de cada elemento siempre es más enriquecedor que la solitaria pureza. ¿Recordáis que hace unos días os hablé de la sodalita? Pues el lapislázuli es un compuesto del grupo de las sodalitas, con incrustaciones de calcita, pirita, dióxido y moscovita (la fucsita que os expliqué hace unas semanas es moscovita verde), y que le otorgan esa maravillosa tonalidad azulada con vetas blancas y reflejos plateados y dorados. Una auténtica belleza, vamos.

No me extraña que los Egipcios la admirasen tanto y que incluso la consideraran la piedra de Isis, la gema de los Dioses, el símbolo de la riqueza, el poder y la realeza. De hecho los famosos escarabajos sagrados de Egipto estaban tallados en esta piedra.

Otra curiosidad es que fue uno de los primeros cosméticos de la historia al ser usado como sombra de ojos por la preciosa Cleopatra.



Pero no solo era usada por los Egipcios, en Roma, Grecia, China o la India también eran grandes admiradores de esta piedra, no solo como ornamento, sino también por sus propiedades energéticas y medicinales.

¿Os hablo de ellas?...


PROPIEDADES CURATIVAS Y ESPIRITUALES



  • Se usa para curar enfermedades de la piel y de la sangre.
  • Descongestiona la zona de la garganta, pues como ya sabéis todas las piedras de color azul están relacionadas con el 5º chakra.
  • Trata problemas de faringe, laringe y tiroides.
  • Beneficiosa en problemas de epilepsia.
  • Alivia el dolor de cabeza.
  • Reduce los problemas en el sistema respiratorio.
  • Tiene propiedades anti inflamatorias.
  • Es un poderoso antidepresivo y cura la melancolía.
  • Trata afecciones en el bazo.
  • Buena protectora ante posibles abortos.
  • Mejora los cálculos biliares.
  • Fortalece el corazón.
  • Mitiga problemas de insomnio.
  • Mejora problemas de vértigo.
  • Reduce la presión sanguínea.
  • Indicada en tratamientos de alergias.
  • Libera el estrés de una forma rápida, dejándonos en un estado de Paz casi instantáneo.
  • Equilibra los problemas entre los niveles físico, espiritual, mental y emocional.
  • Elimina la cólera y la rabia reprimida que se manifiesta físicamente con problemas en la garganta.
  • Aporta honestidad y compasión.
  • Clarifica nuestros pensamientos en épocas de caos, fomentando nuestra auto conciencia.
  • Ayuda a comunicarte de una forma clara, sincera y honesta.
  • Fomenta la creatividad de una forma clara y objetiva.
  • Es protectora ante los ataque psíquicos y, no solo eso, sino que los devuelve a la fuente que los envío.
  • Atrae fama y fortuna.
  • Desbloquea la mente y, por eso, es muy satisfactorio su uso cuando meditamos.
  • Aporta energía positiva y dinamismo.
  • Deshace bloqueos energéticos.
  • Es una gran purificadora.
  • Ayuda a expresar mejor los sentimientos y emociones y, por eso, fortalece las relaciones de amor y amistad.
  • En civilizaciones como la Romana la usaban como afrodisíaco.
  • Los Hindúes la usaban para destruir el karma y poder empezar una nueva vida libremente.


¿Cómo puedo limpiar mi piedra?


Ya tenéis en casa y entre vuestras manos esa maravillosa pieza de lapislázuli que andabais buscando. Entonces os surge una duda: "¿cómo la limpio?" . Yo siempre mando mis piedras limpias y cargadas energéticamente, pero no siempre es así y, como sabéis, las pobrecillas se van cargando de malas experiencias en su camino hacia vosotros. 

Ante la duda de si se pueden lavar con agua y sal: NO LO HAGÁIS. No. Mejor no hacerlo si no estáis seguros al 100%. 

En el caso del lapislázuli, sobre todo en su estado como mineral en bruto, no es aconsejable lavarlo con agua y sal pues podría perder sus brillo purpúreo tan bonito. ¿Lo mejor? Ahumarlo, ya sea con incienso, salvia u otra planta quemada,....lo que queráis, pero eso nunca falla. 




Si no sabéis dónde encontrar ésta u otra piedra podéis escribirme por privado a mi página Mis cosas de Bruja y os ayudaré a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario